sábado, 10 de agosto de 2013

TEJO, el árbol de las brujas

Longevo y mítico son dos de los adjetivos incuestionables de este maravilloso árbol, EL TEJO.

De aspecto frondoso, oscuro y corpulento y de crecimiento muy lento, El tejo (taxus baccata), es una especie dioica (flores de cada sexo en pies diferenciados), de hojas perennes, de apariencia dísticas y espiruladas, de color verde oscuro. Sus semillas son de forma ovoide con un arilo carnoso de color rojo, única parte comestible del árbol, pues su madera, hojas y corteza, son tóxicas. Puede llegar a vivir hasta los 1500 años.

El tejo se distribuye por toda nuestra geografía siempre que encuentre lugares húmedos en los que establecerse, estando presente desde los 500msnm en el norte hasta los 200msnm e incluso por encima. 






En Andalucía se encuentra siempre como pequeños grupos o como pies aislados, por encima de los 1300m generalmente:

En Málaga en la Sierra de las Nieves y Serranía de Ronda, y en Sierra Tejeda, también existe un ejemplar plantado en la puerta del Parador del Refugio de Juanar.
En Granada en Sierra Tejeda y Almijara, en Sierra Nevada, en la Sierra de Baza, y en Sierra Harana (cerro de los Tejos).
En Almería en Sierra Nevada (Fiñana 2270 msnm)
En Jaén, en  Sierra Mágina, y en las Sierras de Cazorla y Segura además de en el Barranco de los Tejos en Valdepeñas (en las inmediaciones del Arroyo del Polvero de Navalayegua en torno a los 1000msnm).


Distribución  del Tejo en Andalucía ( EL TEJO EN EL MEDITERRÁNEO OCCIDENTAL
Jornadas Internacionales sobre el tejo y las tejeras en el Mediterráneo Occidental I.S.B.N.: 978-84-482-4547-4)



Es indiferente edáfico si bien en Andalucía predomina sobre suelos calizos. 

En Andalucía se encuentra casi extinguido en estado natural, quedando unos cientos de ejemplares en situaciones favorables, ya sean cumbres o barrancos. A lo complejo de su reproducción se une la gran deprecación que sufre por parte de los herbívoros. 

Sin embargo a pesar de su complicada situación natural, es un árbol muy utilizado en Jardinería, donde podemos encontrarlo en situaciones bastante "accesibles" vegetando perfectamente en los Jardines de los  Reales Alcazares en Sevilla, o en los jardines del Paseo del Salón en Granada.

Que duda cabe que la facilidad para reproducir el Tejo mediante esqueje debería ser usada para que la administración obtuviese muestras de las poblaciones naturales, además, sería interesante que la utilización de estos tejos en jardinería estuviese regulada, de forma que el material genético fuera autóctono, así como implicarse más en el uso de este árbol en la regeneración paisajística.







La reproducción por semilla es compleja, en comparación con la facilidad con la que se pueden reproducir mediante esquejes. Siendo la época más adecuada desde finales de verano a mediados de otoño, si bien con el debido cuidado es posible tener exito en cualquier época del año.

Es importante seleccionar esquejes semileñosos que surjan directamente del tallo principal, preferiblemente en zonas bajas. Procuraremos a ser posible, que el esqueje sea de unos 10cm en adelante y que tenga un pequeño talón, procederemos a eliminar la hojas de la mitad del esqueje, e impregnaremos de hormonas de enraizamiento la parte que quedará bajo tierra.

En contenedores pequeños dispondremos los esquejes, en una mezcla de tierra/sustrato y turba, es muy importante aportar humedad ambiental constante a los esquejes, y que el sustrato esté húmedo  lo más practico y efectivo es disponerlos en un pequeño invernadero (un gran contenedor traslucido, con tapa, de los que se utilizan para almacenar cosas nos vendrá a las mil maravillas). Habremos de armarnos de paciencia pues el enraizamiento es muy lento, y no podremos trasplantar el árbol al menos hasta pasados dos años.

Es importante reseñar que el arilo carnoso de color rojo, es la única parte comestible del árbol, pues su madera, hojas y corteza, son muy tóxicas  de ahí su relación con la muerte y el apodo de árbol de las Brujas, pues al parecer, estas realizaban sus aquelarres bajo estos entrando en estado de trance debido a la toxicidad de los arboles.





Aspecto de los esquejes dos meses después

3 comentarios:

  1. los frutos del tejo no son toxicos, yo los he comido muchas veces y aqui estoy todavia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Luis Ángel, gracias por tu observación, como se dice en el artículo, la única parte comestible es el arilo de color rojo que rodea el fruto, si bien al final del artículo se generaliza. Ya esta corregido. Muchas gracias de nuevo.

      Eliminar
  2. Me gusta el articulo. Aqui cerca de donde vivo, tenemos un Taraxo / Tejo que adivinan mas de 1000 años, se dice que pueden cumplir 5.000 años.
    Saludos de Austria
    Gina

    ResponderEliminar